Low Friction I

Haciendo alusión a la serie de televisión, queremos dejar una cosa clara en el mantenimiento y puesta a punto de suspensiones: la fricción es mala.

Como continuación al anterior artículo de “Bad friction” sobre la problemática de la excesiva fricción en las suspensiones, explicaremos a continuación donde se generan los mayores problemas de fricción para poder minimizarlos en la medida de lo posible. Son muchas las marcas de suspensiones que hablan de tratamientos y retenes de “baja fricción”, aunque, sin entrar en detalles de nombres comerciales, veremos cuanto hay de cierto en ello y como influyen en dicha fricción.

Rascador / Retén

La función principal del rascador, o comúnmente llamado guardapolvos, es impedir la entrada de polvo, barro y agua del exterior. Para ello muchos fabricantes optan por emplear rascadores con un muelle toroidal que ejerce la presión del labio exterior del guardapolvos contra la barra. De esta forma se intenta impedir que el polvo o el barro puede introducirse entre la barra y el rascador.

Otros rascadores como los de Enduro Bearings, o los nuevos de DT SWISS fabricados por SKF, prescinden de este muelle y la presión contra la barra la realiza únicamente la elasticidad del material del que está fabricado el guardapolvos.

Los retenes, en cambio, tienen la función de impedir que el aceite del interior de la suspensión salga al exterior y, por su diseño, a mayor presión del aceite, mayor es su efecto de estanqueidad; es decir, aprieta con más fuerza los labios del retén contra la barra.

Como veis, de nuevo hacemos referencia a la presión entre ambos –retenes y barras, pero además de esto deberíamos tener en cuenta el material con el que están fabricados. Generalmente, estos rascadores y retenes están fabricados por elastómeros basados en cauchos, poliuretanos o siliconas, cuyas propiedades principales son su elasticidad y su capacidad de deformación. Esta propiedad de deformarse elásticamente reduce considerablemente la presión que se genera durante los esfuerzos a los que se someten las suspensiones en su funcionamiento (flexión, frenadas, impactos frontales…), por lo que su contribución a la fricción en el funcionamiento es menos relevante de lo que se cree. Por otro lado, si además están fabricados con elastómeros de baja fricción como son los de siliconas, disminuye, aún más, su influencia en la fricción generada por estos mismos.

La característica más importante de los retenes y rascadores es su resistencia a la degradación por los agentes ambientales, tales como el agua, la salinidad y la luz del sol. En este punto los fabricados con poliuretano, por ejemplo los rascadores de Enduro Bearings (azules), son los que presentan una mayor durabilidad sin alterar su elasticidad.

En la actualidad, la mayoría de fabricantes de suspensiones optan por incorporar el retén y el rascador en una sola pieza, ambos del mismo material. Muchos recurren a fabricantes de renombre, como SKF, por su calidad, costes y disponibilidad.