Tu bicicleta lista para el Enduro

Como sabrás, la modalidad de Enduro BTT es una disciplina muy exigente a nivel de mecánica. La fiabilidad de tu bicicleta reside en el buen funcionamiento de todos sus componentes. Por ello has de prestar especial atención al estado y mantenimiento cada una de sus partes. Aquí te damos algunos consejos, pautas y “secretos” para que tu bicicleta esté al máximo de sus prestaciones y no te falle.

Cuadro y dirección

Revisa el apriete de todos los tornillos, en especial los de los puntos de giro de las suspensiones y dirección. Lo ideal es utilizar una llave dinamométrica para aplicar el par adecuado. Un apriete excesivo puede provocar que el tornillo se rompa inesperadamente. Es recomendable aplicar fijador de roscas, y un poco de grasa de montaje como la “Blue Grease” de RSP en la base de la cabeza del tornillo y superficies en contacto, para asegurar el apriete y evitar ruidos molestos. Si no dispones de una llave dinamométrica puedes realizar una pequeña marca con un rotulador indeleble a la cabeza del tornillo y en el alojamiento de forma alineada, así siempre podrás tenerla de referencia para realizar el apriete correcto.

Sistema de suspensión

Nos referimos al sistema de suspensión trasero, en especial a los puntos de giro, ya que la gran mayoría son de rodamientos sellados o casquillos. Antes que nada, hay que quitar el amortiguador y comprobar que el sistema se mueve de forma suave y constante. De este modo se puede comprobar el estado de los puntos de giro. En caso de que los rodamientos estén gripados puede que se necesario sustituirlos, aunque una limpieza y engrase puede que los vuelvan a la “vida”. Para realizar esta operación de mantenimiento, retiramos cuidadosamente con un punzón las obturaciones exteriores que sellan el rodamiento para tener acceso a las bolas. Utilizamos un desengrasante que no degrade el material de las obturaciones ni la pintura o resina en caso de composites. Estas características las reúne el desengrasante “Glamour Hammer”, que además es biodegradable y no afecta al medio ambiente. Secamos y eliminamos los restos de grasa y aplicamos una grasa específica para rodamientos aditivizada con PTFE como la “Bearing Buster”, para minimizar la fricción y el desgaste, además de ser resistente al agua. Volvemos a colocar la obturación y comprobamos que el giro es suave.

En caso de casquillos, comprobaremos si hay desgaste u holgura, y directamente desengrasaremos, eliminamos los restos y aplicamos grasa nueva.

Suspensiones

Principalmente comprobaremos que no hay pérdida de aceite o desgaste en las barras. Es fundamental en un correcto mantenimiento que los retenes estén limpios de polvo, grasa y aceite. La limpieza de los retenes podemos realizarla con un paño o cepillo limpio. En caso de suciedad muy persistente, es recomendable utilizar el “Glamour Hammer”, ya que no afecta al material de los retenes y al recubrimiento antifricción de las barras.

Lubricaremos la parte superior de los retenes y las barras con un lubricante específico que no contenga disolventes o alcoholes como los que se aplican con aerosol, que podrían degradar los propios retenes reduciendo su durabilidad. El “Glyde & Slide” de RSP es perfecto para esto, ya que además no es en base aceite, se aplica con pulverizador y tiene propiedades antiestáticas e hidrófugas que repelen el polvo y el barro. También puede emplearse aceite de suspensión u otros lubricantes en base aceite pero presentan el problema de que el polvo se adhiere con mucha facilidad. Nunca empleéis grasa sobre los retenes; no generan una película permanente de lubricante, se adhiere el polvo, y degradan los retenes y barras si contienen litio.

Esto mismos consejos sirven para las tijas telescópicas, en las zonas del guardapolvos y el vástago.

En caso de existir una excesiva fricción o un comportamiento no deseable de las suspensiones es recomendable realizar un mantenimiento más exhaustivo que requiera sustitución del aceite de los cartuchos hidráulicos, cambio de retenes, juntas y casquillos. Este mantenimiento recomendamos encarecidamente que sea realizado por mecánicos cualificados o los servicios técnicos especializados.

 

Frenos

El estado y desgaste de pastillas y discos es primordial a la hora de comprobar la eficacia de los frenos.

Las pastillas deben de tener suficiente espesor, mayor a 0.5 mm, y desgaste uniforme, de lo contrario se deberían sustituir directamente. Se pueden lijar ligeramente con papel de lija fino y sobre una superficie lisa para eliminar algunas irregularidades o suciedad depositada.

Las pinzas de los frenos y los pistones deben limpiarse con productos desengrasante que no afecten a las juntas de estanqueidad. Bien puede emplearse el “Glamour Hammer” o cualquier mezcla de agua y jabón lavavajillas. Nunca emplear disolventes limpiadores de discos, como su nombre indica son adecuados solo para los discos de freno. Estos disolventes degradan las juntas de estanqueidad de los pistones, engrosándolas e impidiendo que se retraigan. Se puede emplear alcohol empapando un trapo o papel limpio.

Con el limpiador de discos “Brake Shake” podemos aplicarlo con el aerosol directamente sobre el disco y no necesita secado a posterior, ya que se evapora directamente, eliminando cualquier resto de materia orgánica, como grasa o aceite.

El aceite de freno, es recomendable sustituirlo periódicamente, ya que debido a la temperatura por la acción de frenado las propiedades del aceite se deterioran y pierde la estabilidad a la temperatura e incompresibilidad. RSP dispone únicamente de DOT 5, para resistir las altas temperaturas que se producen en bajadas prolongadas y con mucha pendiente.

Transmisión

Es una de las partes que más sufre y más mantenimiento requiere, aunque a la vez es el más sencillo.

En primer lugar se deben de eliminar los restos de suciedad, aceite gastado y barro de la cadena, plato y piñones. Con el “Jacky Chain” es rápido y sencillo ya que dispone de un pequeño limpiador que colocando sobre la cadena y añadiendo una pequeña cantidad de desengrasante, sólo basta hacer girar la transmisión para que se limpie por completo la cadena. Posteriormente, con la ayuda de un cepillo de púas duras y del “Glamour Hamer” eliminaremos los restos de los platos, cassette, ruletas de cambio.

Con un trapo o papel secaremos la cadena de los restos de desengrasante, y procederemos a lubricarla. Hay infinidad de lubricantes en el mercado, pero nuestra recomendación es emplear aceites con aditivos antifricción, como el PTFE o las partículas cerámicas, además de una buena penetración. RSP dispone de dos aceites con PTFE con distinta viscosidad; “Black Oil” para condiciones de mojado (agua y barro), y “Red Oil” para condiciones secas (polvo). Es tanta la cantidad de PTFE que hay que agitar antes de aplicarlo con un cómodo envase de 50 ml que permite llevarlo cómodamente en cualquier parte, bolsillo o mochila.

Los lubricantes con aditivos cerámicos como el “Ceramic Dynamic” tienen la propiedad de que la película de lubricante resiste mayores presiones de contacto entre superficies. Pueden emplease para la cadena como para los mecanismos de los cambios, además de tener las mismas aplicaciones que el lubricante “Glyde & Slide”

Cable y fundas es recomendable cambiarlas periódicamente, y casi obligatoriamente después de montar con mucha lluvia y barro, si queremos que los cambios sean precisos y rápidos. Los cables se han de engrasar previamente a pasarlos por el interior de la fundas, y estas tenemos que comprobar que no tengan codos o curvaturas muy pronunciadas.

 

Ruedas y neumáticos

Los neumáticos, a parte de comprobar su desgaste, deben de estar bien colocados; en el sentido de rodadura y presión correctas según indica el fabricante, y el aro debe apoyar uniformemente sobre la llanta. Si empleamos Tubeless hay que realizar un sellado e incorporar liquido sellante para solucionar pequeños pinchazos o destalonamientos del neumático por culpa de piedras o raíces

La tensión de los radios no debe ser muy excesiva e igual para los radios de un mismo lado. Comprobaremos la tensión en la parte de la transmisión en la rueda trasera y en la parte del disco en la delantera. Los radios de esta parte son los que se cargan más por su disposición. Una tensión muy elevada puede provocar la rotura de la llanta o del buje, además de reducir la capacidad de absorción y flexión de la rueda ante los impactos. Es recomendable que el control de la tensión se realice con un tensiómetro, el cual dará una medición fiable y “objetiva”

El centrado de las ruedas debe ser el mejor posible, dependiendo del estado y uso de la llanta. Es mas importante un tensado correcto y uniforme, a que la rueda quede perfectamente centrada.

Esperemos que estos consejos te sirvan para disfrutar de tu bici y del Enduro, y si te animas a competir tener una bicicleta fiable que te lleve hasta la línea de meta.

Todos los productos nombrados los puedes encontrar a través de nuestra tienda on-line y B2B www.bitech.es, con promociones y ofertas periódicas.